Como es nuestro Proyecto

En la declaración fundacional vienen ya dos elementos bases de “nuestro proyecto”:

  • Lograr mediante el método masónico, ritual, iniciático y simbólico el progreso y desarrollo intelectual, social, moral y espiritual de sus hermanas y hermanos y de la sociedad en la que se inserta.

  • Impulsar la masonería mixta, universal, laica y adogmática de “Le Droit Humain” (El Derecho Humano) en las tierras de Andalucía y Extremadura

Cada Logia, como crisol en el que se funde las diferentes maneras de pensar de sus miembros, tiene su propio proyecto en el que los componentes filosóficos, simbólicos y sociales se distribuyen en diferentes proporciones y mediante nuestro método ritualístico e iniciático, en función de los intereses generales definidos por nuestra Orden y los específicos acordados por los miembros del taller.

En nuestra Logia, Luz de Al-Andalus, los intereses generales vienen dados por la propia filosofía de la Orden en la que nos incardinamos y son: Igualdad, Internacionalismo, Defensa de los derechos de la mujer y de la infancia, y en suma el trabajo por el Progreso de la Humanidad.

No se trata de un progreso entendido como algo material sino como el trabajo en pro de una sociedad que tienda a conseguir el mayor y mejor distribuido grado de felicidad posible, y en la que lo material y lo espiritual confluyan para conseguir una sociedad mejor.

Creemos en la igualdad de todos los seres humanos y estamos en contra de cualquier tipo de discriminación.

El laicismo es consustancial a nuestro taller, al igual que a la Orden a la que pertenecemos, pero esto no es óbice para que entre nosotros tengan cabida tanto creyentes como no creyentes ya que las creencias religiosas, en nuestra opinión, pertenecen a la esfera estrictamente privada.

Nuestro pensamiento como logia, y el pensamiento individual de los miembros del taller, queda reflejado en los trabajos que se pueden encontrar en el blog de nuestra Logia y que te invitamos a visitar y seguir, al igual que el de nuestra Federación Española.

La entrada en nuestra Logia no estará nunca condicionada por motivos de creencias religiosas, políticas, filosóficas o consideraciones étnicas o de condición social. Sólo se exige ser una persona libre de pensamiento y de buenas costumbres, es decir, no dominada por sus pasiones. La masonería debe estar abierta a toda persona que tenga interés en el conocimiento y en el trabajo personal dentro de una sociedad iniciática como es el caso.

En todo caso y como en cualquier asociación que tiene que afrontar unos gastos de funcionamiento se debe hacer frente a una módica cuota mensual y a una cuota de entrada.

No somos una entidad ajena a los afanes de la sociedad en la que nos movemos y en la que vivimos, no nos ocultamos sino que promovemos la colaboración de todos, y como no, la de los miembros de nuestra logia, con aquellas iniciativas ciudadanas que casan con nuestra filosofía, en pro del Progreso de la Humanidad; de la Libertad, Igualdad y Fraternidad en sociedades abiertas y democráticas y también promovemos la colaboración con los diversos movimientos cívicos en pro de una regeneración de la vida social y política de nuestro país.