Como es nuestro Trabajo

Para trabajar por el bien de la humanidad, el método masónico nos dice que primero tenemos que observarnos a nosotros mismos y mejorarnos y perfeccionarnos para poder ser mejores personas y ciudadanos y contribuir así a la mejora y la felicidad de nosotros mismos, nuestra familia, nuestro grupo social, nuestro país y toda la humanidad.

En nosotros como individuos confluyen las ideas, símbolos y contradicciones que surgen en nuestras “Tenidas” en el “Templo” y también las ideas, símbolos y contradicciones que nos llegan del “Mundo Profano”.

Nuestro trabajo personal es el debate sobre éstos y la reflexión sobre nosotros mismos con el fin de poder adaptarnos lo mejor posible al siempre nuevo contexto que configuran.

Este trabajo personal es simbolizado en nuestro mundo ritual, iniciático y simbólico de constructores del Templo de la Humanidad mediante el simbolismo del “masón”, el albañil o constructor de su propio templo, el templo de si mismo, y del templo de la humanidad.

Esta necesidad de trabajar en nosotros mismos, muy difícil de llevar a buen fin en soledad, nos reconduce a la importancia del trabajo en Logia, ¿puede un hombre solo o una mujer hacer su camino, conocerse a sí mismo y conseguir su paz interior y su optima adaptación al medio social en solitario?

Es posible, pero nosotros pensamos que es mejor contar con el acervo cultural de la humanidad y disponer de la posibilidad de contrastarlo en un contexto como el de la Logia donde el trabajo es por definición adogmático e inspirado en la tolerancia y el pensamiento libre.

Al trabajar así con los demás hermanos se facilita un mejor trabajo sobre nosotros, hacia adentro; siendo así mas fácil y objetivo evidenciar aquellos aspectos que nos impiden pensar y actuar libremente, elevándose el papel de la razón y también el del corazón desbastándose mas claramente las pasiones individuales o subjetivas.

Así el trabajo en logia, en ese contexto adogmático de libertad de palabra y de pensamiento, nos ayuda también a identificar aquellos aspectos que nos impiden nuestro propio y armónico desarrollo, tales como son los prejuicios, el fanatismo, la ignorancia, la ambición, agrupados en un concepto de “ego”, y desbastarlos y pulirlos para mejorar nuestra capacidad de llegar a ser una pieza útil en el desarrollo y el Progreso de la Humanidad.

El siguiente enlace permite acceder a un documento sobre este mismo asunto formulado a partir de declaraciones y textos de miembros de nuestra Orden:

Y para terminar esta introducción, decirte que si te interesa nuestro proyecto, si crees que es posible trabajar en el mejoramiento personal con el fin de que eso se traslade a la sociedad, si consideras que el camino iniciático es el adecuado y si, finalmente, te consideras una persona libre y honesta te invitamos a unirte a nosotros, pulsando el siguiente enlace:

Contacta con nosotros